Un buen vino para tomar con chorizo

Buscamos para el chorizo un buen vino vino con cuerpo que equilibre la untuosidad de la grasa y la intensidad de ese característico pimentón

chorizo_enfoque

Hasta La Odisea de Homero hablaba del chorizo. Aunque, eso sí, por aquella época no era como hoy lo conocemos. Por entonces tenía un color blanquecino, el de la tripa, o negro, en función de la sangre que contuviera. No fue hasta la introducción del pimentón en España, llegado desde América, cuando el chorizo, nuestro chorizo, empezó a ser rojo.

Y ese rojo ha llegado a seducir fuera de nuestras fronteras. En 2013 la revista de cocina Olive realizó una encuesta, en la que se ponía de manifiesto como este embutido, hasta hace unos años deconocido en las Islas Biritánicas, era un alimento presente en el 42% de los hogares británicos.

El chorizo es uno de los embutidos españoles por excelencia. Es parte de nuestra gastronomía de ayer y hoy, un puesto que se ha ganado por derecho propio. Esta carne de cerdo picada y aderezada con especias, principalmente pimentón, es una delicia. Pero apetece aún más si se acompaña de un vino con cuerpo que equilibre la untuosidad de la grasa y la intensidad de ese característico pimentón.

Los vinos tintos jóvenes maridan perfectamente con el chorizo

Los vinos tintos jóvenes con cuerpo maridan perfectamente con el chorizo

Los tapeos de este embutido se pueden acompañar con vinos más bien fuertes y de un cuerpo importante para que combine bien con el sabor intenso y potente del chorizo. Un vino con fuerte presencia de taninos compensará el potente sabor del chorizo y ambos se integrarán perfectamente. Buenas opciones pueden ser los vinos de Rioja, Navarra, La Mancha o Somontano.

¿TE GUSTA EL BUEN VINO?

Suscríbete y recibirás gratis todas las noticias del blog

Otros vinos que funcionan de la mano del chorizo son los elaborados con uva Syrah. También reposados con tiempo en barrica. Vinos de Jumilla o Alicante pueden maridar perfectamente con un buen chorizo. Un vino afrutado, con sabores a frutos rojos y un poco de acidez, hará las delicias de los catadores de chorizo y vino.

También los amontillados combinan bien con el embutido en general y con el chorizo en particular. El Chorizo de Pamplona, tan típico, se acompaña de maravilla con vino tinto sin crianza.

En los platos dónde el chorizo forma parte de cocidos, potajes, al ser platos potentes, se recomiendan los vinos fuertes. La excepción sería la fabada, que marida a la perfección (además de con sidra) con un rosado afrutado, si queremos salirnos de lo estándar.

Deja una respuesta

Tu e-mail no será publicado. Los campos requeridos estan marcados con *