La vendimia nocturna, cada vez más extendida en España

Quizá por influencia del cambio climático, la vendimia nocturna está cada vez más extendida en España y tiene por objetivo que la uva no pierda aromas

Vendimia nocturna

Quizá sea cosa del cambio climático, con sus veranos más largos y severos. Lo cierto es que septiembre es muchas veces un agosto. Con altas temperaturas en el momento de la recogida de la uva, la vendimia nocturna se ha extendido cada vez más en nuestro país. Si bien no puede llevarse a cabo en todo tipo de condiciones, tiene todo el sentido en determinadas circunstancias.

La vendimia nocturna se hace en las denominaciones más meridionales, como por ejemplo en la DO Valdepeñas. En los sitios más frescos perjudica porque puede tener relente y no es bueno. En las zonas más cálidas es donde tiene sentido.

Si el verano es excesivamente cálido y no baja la temperatura en las noches, los vinos son más cortos aromáticamente ya que la uva pierde aromas. De ahí que cada vez se hagan más vendimias nocturnas cuando es posible para evitar esta pérdida de aromas en el momento de la vendimia.

Vendimia nocturna en Valdepeñas

Con esta pérdida de aromas, en los días calurosos de vendimia, la uva llega a la bodega con la temperatura que hay en el ambiente. Esos mostos deben ser refrigerados a 17 o 18 grados para hacer una elaboración, lo que supone un coste importante en energía.

La temperatura es clave para la vendimia nocturna

Tal y como explica el secretario técnico de la Denominación de Origen Valdepeñas, Manolo Cruz, “si vendimiamos de noche, el mosto llega a la bodega a entre 22 y 24 grados, mientras que si se hace de día, puede llegar a hacerlo a 35 grados”.

“Cuando las noches son tan calidas y la uva va a las bodegas con temperatura excesivamente alta, si los equipos de refrigeración tienen que bajar muchos grados trabajan peor”, apunta el experto. Es lo mismo que ocurre en las casas cuando tenemos que poner los equipos a temperaturas a las que no están acostumbrados.

¿TE GUSTA EL BUEN VINO?

Suscríbete y recibirás gratis todas las noticias del blog

Esa es una ventaja, la de la energía. No es tan necesario tirar de ella para refrigerar las uvas si se vendimia de noche. Pero hay otro punto a favor, también de índole económico. Y es que las máquinas cosechadoras pueden trabajar más horas y se rentabilizan.

Viñedos en espaldera y grandes explotaciones propias

La vendimia nocturna sólo se puede hacer con viñedos en espaldera. Lógicamente, la vendimia manual no hay más remedio que hacerla durante el día.

Pero en la vendimia manual, por lo general, la uva no está tan caliente. Por ejemplo, como detalla Cruz, la airén es de porte rastrero y el racimo está totalmente protegido de la inclemencia. Crea un microclima en el que la uva está más fresca. En una espaldera, en cambio la uva está más expuesta. En una viña de tinto alta ocurre lo mismo, los racimos están más expuestos.

Por otro lado, la vendimia nocturna es más factible en bodegas con su propia explotación de viñedo, te lo adaptas, pero en una cooperativa es más difícil de organizar. Si las bodegas tienen su propio viñedo es más fácil de organizar.

“Las bodegas grandes no van a abrir por la noche para que agricultores contados traigan uva. Las bodegas familiares más pequeñas sí, porque se conocen las características perfectamente y tienen más relación con ellos”, explica Cruz.

Deja una respuesta

Tu e-mail no será publicado. Los campos requeridos estan marcados con *