Cigales: donde el clarete adquiere todo su sentido

En Cigales al rosado se el conoce como clarete, un vino que ha sido objeto de confusión, pero que adquiere en esta zona toda su esencia. Tiene muchísimo aroma y buqué, arrastra muy bien la comida y armoniza con la mayoría de ellas

Viñedo de la DO con la localidad de Cigales al fondo

Los elaborados en la zona de Cigales ya eran vinos importantes en la corte allá por el siglo el XVI, por entonces ubicada en Valladolid. La cuarta mujer de Felipe II nace en Cigales. Quizá tuviera algo que ver con la buena fama de estos vinos tanto en la corte vallisoletana como, más tarde, en la madrileña.

Al vino de Cigales se le llamaba por entonces “aloque” y es citado por muchos escritores. Es el caso de Lope de Vega, Calderón o Cervantes. De hecho, Cervantes decía que tenía que ser “el plan blanco y aloque el vino”. La historia de la denominación es en cambio más corta. Cumplió 25 años el año pasado.

Bodega de la DO Cigales.

Bodega de la DO Cigales. Fuente: DO Cigales.

¿Clarete o rosado?

Hablamos de la DO Cigales con su presidente, Julio Valles, para preguntarle en primer lugar si debemos referirnos al vino de Cigales como rosado o clarete: “En este momento hablamos de rosado porque el clarete tiene una forma de vinificación que no está permitida en la DO”.

Pero acto seguido añade: “sin embargo en esta zona nadie pide un rosado, piden clarete, aunque normalmente son rosados por la forma de vinificación”.

Hubo unos años que se hablaba de claretes y la Unión Europea prohibió el uso de esta palabra. Entendía que clarete era una mezcla de vino tinto y vino blanco, cosa que está prohibida.

Vino de Cigales

Vino de rosado de Cigales, conocido popularmente como "clarete". Fuente: DO Cigales.

Los rosados se elaboran exactamente igual que un blanco. Después de prensar, a las pocas horas se hace un sangrado. Se obtiene un color más claro por el poco contacto que tiene con las lías y con toda la materia sólida. “La inmensa mayoría que prueba un rosado de Cigales lo ve como un clarete”, añade Vallés. Y está “volviendo a estar de moda”.

El clarete o rosado representa el 50% de la producción de Cigales, mientras que un 46% es tinto y un 4% blanco. A esto hay que añadir algún vino dulce y alguno espumoso que está en fase de iniciar la comercialización.

El rosado está en alza

Recientemente se ha celebrado el primer congreso internacional del rosado en Cigales. Allí se ha coincidido que el rosado está en alza. En este sentido, Valles explica que hasta hace poco el rosado se consideraba “un vino de chateo más que un vino para comer, pero poco a poco se van introduciendo en las comidas los rosados”.

Copas de rosado

Copas de rosado

Ahora la mayor polémica que existe con los rosados es por su color. El color de los rosados franceses es muy tenue, muy clarito. En algunos sitios de España se está intentando imitar eso pero con mal resultado porque para que un rosado hecho con tempranillo o garnacha, como se hacen por aquí tenga ese color tan claro hay que quitarle mucha potencia al vino para conseguir ese color, con lo cual al final es peor.

Los franceses lo hacen mucho con pinot noir que es una uva mucho más cara y le da ese color de por sí y hacen un vino de calidad. "Aquí en Navarra y en Cigales se están haciendo unos rosados muy interesantes", señala el presidente de la DO.

Cada vez más tinto en la DO Cigales

La evolución ha sido hacia más tinto sencillamente porque tiene más valor (se vende más caro) e incluso a la hora de vinificar es mucho más fácil hacer un tinto que hacer un rosado. Se tiende a los tintos porque el precio de venta permite ser más alto. Para el bodeguero es más interesante aunque la mayor demanda es la del rosado”, explica Valles.

Viñedo de la DO Cigales.

Viñedo de la DO Cigales. Fuente: DO Cigales.

“Los tintos cuando se los conoce la gente se enamora de ellos”, detalla el presidente de la DO Cigales. “Tenemos un viñedo inigualable de cepas muy antiguas que dan un producto sensacional”, señala para remarcar que cuatro bodegas han recibido recientemente premios internacionales.

Eso pasa también con el rosado, es muy difícil que en otras DO se hagan elaboraciones de rosado con uvas de tanta calidad. Generalmente utilizan uvas de cepas más jóvenes para hacer los rosados”. En Cigales los rosados se hacen con cepas de más de 40 años, lo que da una calidad “impresionante”.

El rosado, más completo que el blanco

Valles lo tiene claro: “El rosado es un vino más completo que el blanco”. En este sentido explica que “se puede beber a cualquier hora y es un vino que se puede beber no sólo como aperitivo sino para comer a cualquier hora”.

Botella de tinto y rosado de la DO Cigales

Botella de tinto y rosado de la DO Cigales

De hecho, en la zona de Cigales, tierra de asados, según explica, "cada vez la gente se está dando más cuenta de que el mejor vino para tomar un lechazo asado es un clarete, es un rosado. Marida mucho más que un tinto porque tiene un poquito más de acidez, porque arrastra mejor, porque hace mejor la digestión”.

Julio VallesPresidente de la DO Cigales

El rosado tiene muchísimo aroma, muchísimo buqué, arrastran muy bien la comida y armonizan con la mayoría de las comidas. Es muy difícil que un pescado un poco potente armonice bien con un tinto, sin embargo un rosado armoniza seguro, igual que un blanco

Los vinos de Cigales tienen "buena nariz, muy agradables de beber en boca, muy elegantes, muy suaves". “Es un vino que te da gusto seguir bebiendo”, defiende Valles al tiempo que advierte que son “peligrosos” porque no te das cuenta y te has bebido “tres copas en un instante, sobre todo si está fresquito”.

“Son vinos que acompañan”. “La gente muchas veces no entra con un rosado y cuando le das a probar un buen rosado se da cuenta de que aquello no era lo que él creía, un vino deslavazado, sin sabores, sin aromas”, explica.

Pero el rosado “es todo lo contrario, tiene muchísimo aroma, muchísimo buqué, arrastran muy bien la comida y armonizan con la mayoría de las comidas”. “Es muy difícil que un pescado un poco potente armonice bien con un tinto, sin embargo un rosado armoniza seguro, igual que un blanco”, ejemplifica.

Tempranillo, la variedad mayoritaria en Cigales

Las variedades mayoritarias en esta zona para el rosado son la tempranillo y garnacha, con algo de garnacha gris, que alguna bodega está haciendo con resultados espectaculares y otros se hacen con uva blanca, albillo y verdejo, que están permitidas para mezclar las uvas para hacer los rosados.

Las cepas de la DO Cigales se caracterizan por su antigüedad.

Las cepas de la DO Cigales se caracterizan por su antigüedad.

El reparto de variedades deja en un 65% la tempranillo siendo la mayoritaria. La garnacha, que era una uva "un poco denostada, vista como una uva un poco vasta, que no lo es, sino más bien al contrario; se está aprovechando mucho más, haciendo mezclas de tempranillo y garnacha que antes raramente se hacían".

En cuanto a las características climatológicas y orográficas de Cigales son muy parecidas a las de otras zonas mecidas por el Duero, que está muy cerca de la DO. La altitud de las cepas le permiten situarse como un intermedio entre Ribera de Duero y Toro. La altitud media está en torno a 650-850 metros.

En el último año se han embotellado cuatro millones de botellas con la contraetiqueta de la DO Cigales, algo que está en crecimiento. Hay algunas bodegas que venden graneles y muchos viticultores que venden uva para otras denominaciones de origen.

El futuro de la DO Cigales

"El futuro será el que podamos conseguir entre todos de darnos más a conocer, incrementando la presencia exterior", explica Valles. "A partir de ahí, los vinos tienen la particularidad de que se venden por sí solos. Hay que hacérselos probar a la gente porque cuando alguien los prueba son vinos que enamoran, tanto los claretes como los tintos".

Julio Valles considera que concretamente el rosado "es la esperanza para que los jóvenes beban vino". En este sentido explica que es muy difícil que una persona bebiendo por primera vez un vino recio de 14 grados de tempranillo se aficione "así porque sí". "Es más fácil hacerlo a través del rosado como ha sido más fácil hacerlo a través de los blancos".

¿TE GUSTA EL BUEN VINO?

Suscríbete y recibirás gratis todas las noticias del blog

“Queda mucho camino por recorrer para acercar el vino a los jóvenes porque no tienen esa costumbre que tenían, por ejemplo sus padres, de beber vino”. "Van más a otros productos, a tragos largos", señala el máximo responsable de la DO Cigales.

En este sentido recuerda como “el imperio del blanco ha sido grande en estos últimos años, de hecho en los últimos años se han tantas botellas de blanco como de rosado clarete y espumoso junto”. El objetivo del rosado es por tanto el de tener un papel “introductorio” al mundo del vino.

Deja una respuesta

Tu e-mail no será publicado. Los campos requeridos estan marcados con *