Prieto picudo: un descubrimiento para tintos de crianza

Nos acercamos a esta variedad autóctona de los vinos de León y que tradicionalmente se ha utilizado para vinos jóvenes, si bien tiene un potencial inmenso para crianzas

Prieto Picudo

Prieto picudo es una variedad originaria de la zona de León. Cuenta con mucho color, una acidez elevada y una gran cantidad de azúcar y taninos. Se considera que da unos vinos especiales y diferentes. Es la variedad más plantada en la denominación de origen Tierra de León.

Esta variedad, que ha sido redescubierta en los últimos años, cuenta con racimos de tamaño pequeño, cónicos y muy compactos.

Por su parte, las bayas son también pequeñas, muy uniformes en el racimo y presentan cierta tendencia a deshidratarse.

Viñedos de prieto picudo

Viñedos de prieto picudo. Fuente: leyenda del páramo.

Prieto picudo: “una flor de cactus, preciosa pero con muchas púas”

La uva prieto picudo se distingue distingue fácilmente por su racimo apretado y las bayas con forma ovalada y acabada en punta. De ahí viene de hecho el nombre de la variedad: del racimo prieto y la baya con forma picuda.

“Cuando un vino prieto picudo lo has lo has envecijido lo suficiente es un vino muy amplio y pulido que integra el tanino fuerte“, detalla el director técnico de la DO Tierra de León, Alejandro González.

La define como una variedad “muy agresiva, que se presenta como una flor de cactus, preciosa pero con muchas púas”.

La prieto picudo se presenta "como una flor de cactus, preciosa pero con muchas púas”

Click to Tweet

“Es una variedad única, con la que se elaboran cuatro tipos de rosado, rosados todos ellos de poco color”, detalla González. Para tintos se hacen desde elaboraciones jóvenes, cortas crianzas, crianzas muy longevas. Sin duda, una variedad permite hacer muchos tipos de vino diferentes.

¿TE GUSTA EL BUEN VINO?

Suscríbete y recibirás gratis todas las noticias del blog

Otras características de la variedad Prieto Picudo

La prieto picudo es una variedad con la que resulta “difícil trabajar”, según explica González. Su piel se presenta negra azulada, con hollejo fino, y su sabor y aroma es dulce e intenso. La pulpa es blanda y jugosa. Por su parte, las cepas tienen poco vigor, con un porte tumbado.

- PRIETO PICUDO -


Variedad autóctona de la Tierra de León. Uva negra azulada, con hollejo fino. Su sabor y aroma es dulce e intenso. La pulpa, blanda y jugosa. Las cepas tienen poco vigor, con un porte tumbado.

Produce mostos muy azucarados y de alta intensidad colorante. Baja fertilidad y producción, muy sensible al sol y a las quemaduras de las bayas.

“Había mucho que hacer desde el campo a la propia bodega y en los últimos 15 años se ha recorrido un camino que permite que se estén haciendo vinos de calidad“, valora González.

La clave era el viñedo y la elección de la barrica y “ese trabajo estaba por hacer”. La prieto picudo necesita “mucho tiempo de crianza en barrica y mucho tiempo en botella para pulir el amargor y la acidez”.

Racimos de prieto picudo.

Racimos de prieto picudo. Fuente: Viajeros del vino.

Cree González que para domarla “hay que dar con la tecla de la madera“.

La variedad prieto picudo produce mostos muy azucarados y de alta intensidad colorante con olor rojo cereza y tonos violeta. Es un vino muy aromático, con afrutado intenso y elevada acidez.

También caracteriza a la variedad su baja fertilidad y producción, muy sensible al sol y a las quemaduras de las bayas. La caída de hojas precoz por sensibilidad a la sequía es habitual y se adapta mejor a suelos frescos y de clima suave.

Tradicionalmente se ha utilizado para la elaboración de vinos jóvenes, rosados y claretes con punta de aguja y muy aromático. Pero puede dar tintos de crianza de excelente calidad.

En la actualidad se están elaborando monovarietales, obteniendo unos vinos muy interesantes. Mucho recorrido para esta variedad sui generis tan propia de la Tierra de León.

Deja una respuesta

Tu e-mail no será publicado. Los campos requeridos estan marcados con *