Saltar al contenido
Un buen vino

Guía rápida para el maridaje de los vinos de Jerez

Esquema de los maridajes de Jerez

Los Vinos de Jerez se presentan como una gran alternativa para el maridaje gracias no solo a su versatilidad sino también por ser grandes potenciadores del sabor. Esta característica permite extraer una mayor variedad de aromas y sabores de los diferentes menús.

Desde el Consejo Regulador de Vinos de Jerez y Manzanilla, el embajador gastronómico de esta institución, José Ferrer, invita a degustar estos vinos en copa o incluyéndolos en las propias recetas al aportar un toque distintivo al plato. Repasamos una serie de ideas para maridar los vinos de Jerez de la manera más adecuada.

Maridaje del fino y la manzanilla

Estos vinos son ideales para una copa de bienvenida, acompañada con un buen jamón y embutidos ibéricos, así como por quesos suaves.

Pero además de un gran entrante, el fino y la manzanilla son vinos secos, ligeros y delicados al paladar que extraen y potencian los sabores de multitud de platos. Entre las mejores combinaciones están los mariscos en todas sus formas, cocidos o a la plancha y con sabores intensos, como es el caso de las nécoras o el centollo. También irá perfecto con los pescados azules o blancos, hojaldres o asados de aves como faisanes, pulardas y capones.

La riqueza cromática de los vinos de Jerez.
La riqueza cromática de los vinos de Jerez. Foto: DO Vinos de Jerez

Maridaje del amontillado

Los toques tostados de los frutos secos y las maderas son los que hacen que el maridaje con Amontillado sea tan especial. Estos vinos de acidez equilibrada son perfectos para acompañarlos de carne asada, como el cordero y el cochinillo o cualquier plato cocinado a las brasas, ya sea carne o verdura.

Por su toque a tostado combina con salsas clásicas como la holandesa, mousseline, rouille, duxelles, veloutés o bearnesas así como con aquellas que llevan frutos secos. Otra de las opciones, es utilizarlo en las propias elaboraciones, en las comidas, y añadir una cantidad a los consomés o sopas contundentes, como la de cocido, que contrastarán con la sequedad del vino.

El Jerez tiene mil maridajes posibles
El Jerez tiene mil maridajes posibles

Maridaje del oloroso y palo cortado

Gracias a su paladar más untuoso estos vinos matizan los platos más intensos de nuestra cocina. Las recetas perfectas serán con carnes de caza como el pato, la perdiz o el jabalí; el cerdo ibérico en todos sus cortes.

Para acompañar a una copa de bienvenida combina estas variedades con quesos curados o añejos. Al ser vinos más redondos y estructurados que los anteriores potencian el sabor de la carne y equilibran el paladar cuando lo acompañes de los quesos.

Maridaje del medium y Cream

Estas dos variedades de Jerez tienen un dulzor equilibrado que se prolonga en la boca. De este modo, combinarán perfecto con recetas de toques dulces. Es el caso de las compotas o la fruta caramelizada para salsas, también de los entrantes de foie o los quesos azules. También se puede utilizar para maridar postres.

Prueba a maridar una tarta de queso o cheesecake con un amontillado o pedro ximénez
Prueba a maridar una tarta de queso o cheesecake con un amontillado o pedro ximénez

Maridaje del moscatel y Pedro Ximénez

Muchos postres tienen como protagonistas las frutas ácidas, como las frambuesas y los arándanos o los frutos secos ya que son el topping perfecto para helados y sorbetes. Acompañados de estos vinos tendrán el justo punto dulce. También sorprenden con los bocados picantes, quesos fuertes o azules a la hora de preparar los entrantes de una comida o cena.