Saltar al contenido
Un buen vino

Los secretos para triunfar con el maridaje del pollo

El pollo es una misma materia prima, pero como es bien sabido, cambia muchísimo en función del modo en que se cocine. De este modo, en el caso del maridaje del pollo cobra especial importancia la salsa, en caso de que esté guisado, o la manera en que haya sido elaborado.

De este modo, podemos decir que el estilo del vino lo va a marcará la guarnición. Si la guarnición es simple es mejor que optemos por un tinto ligero. Si en cambio la guarnición es más rotunda, con sabores más marcados y con personalidad muy definida, como es el caso de las setas, la salsa de trufa o distintos rellenos (pasas, por ejemplo) nos decantaríamos por un vino más complejo y estructurado.

Así, una pechuga de pollo a la plancha o una ensalada con pollo son comidas livianas que quedarán muy bien armonizadas con vinos.

El vino blanco es también una muy buena opción ya que estas bebidas no dominan a las carnes, sino que ayudan a potenciar los sabores.

Maridaje del pollo asado

El pollo asado es una de las recetas más fáciles y recurrentes. Sano y mediterráneo, el pollo asado sólo tiene que aderezarse con algo de limón y hiervas para llegar a otro nivel. El pollo asado casa de manera estupenda con vinos blancos secos, no demasiado ácidos.

El pollo al curry puede maridarse con un vino de la varidad sauvignon blanc

 

De este modo, si el pollo lo adereza con el zumo de limón y hierbas aromáticas, como puede ser el tomillo, una buena alternativa sería ir a un blanco. Por ejemplo, un Chardonnay, por sus aromas cítricos. Escogeríamos un Chardonnay joven y no fermentado en barrica porque buscamos frescura y adecuada acidez.

Una buena opción será optar por un chardonnay de Navarra. El chardonnay tiene una acidez media, lo que ayuda perfectamente a maridar el pollo asado.

Maridaje de las pechugas de pollo y el pollo guisado

Con las pechugas de pollo a la plancha ocurre algo parecido, es mejor decantarse por un vino blanco no demasiado ácido. la elección del chardonnay se presenta aquí también como un maridaje perfecto.

El pollo al curry marida a la perfección con un vino de la variedad sauvignon blanc.

En el caso de guisos de pollo con salsas o guisado, se recomienda el maridaje con los blancos ligeros o medios. También puede funcionar maridarlos con vinos tintos jóvenes de variedades potentes, como puede ser una tempranillo, una monastrelll o una mencía. En cualquier caso y, como de costumbre, el maridaje no debe enmascarar al pollo. Si optamos por un vino foráneo una buena opción puede ser el merlot.

Si nos encontramos con recetas de pollo picantes, como pueden ser un pollo a la pimienta o un pollo al, curry, una buena elección puede ser también el blanco. En este caso podemos utilizar un sauvignon blanc, no tan fácil de encontrar en España, pero presente en algunas denominaciones como Rueda o el Penedés. Marqués de Riscal introdujo la sauvignon blanc en Rueda en 1974.