Saltar al contenido
Un buen vino

Vino rosado

Copas de rosado

El vino rosado es aquel que tiene algo del color típico del vino tinto, pero solo lo suficiente como para darle un color rosa, que puede ir del claro al fuerte casi violeta, según las uvas y las técnicas de producción usadas. El rosado es un vino con amplia tradición en países vinícolas como Francia, donde es conocido como Rosé. Pero en España, a menudo se ha visto el rosado como un vino de peor calidad.

Técnicamente, el vino rosado se produce de manera diferente que el vino tinto. Se elaboran con uvas tintas, pero de manera exactamente igual a un blanco. Después de prensar, a las pocas horas se hace un sangrado. Se obtiene un color más claro por el poco contacto que tiene con las lías y con toda la materia sólida.

De este modo, los vinos rosados extraen su color de la misma manera que lo hace un vino tinto. El mosto entra en contacto con los hollejos de la uva tinta durante la fermentación. No obstante, la diferencia entre ambos tipos de vinificación es que el contacto es más corto en el vino rosado.

El color de un vino rosado vendrá determinado por el tiempo que esté en contacto el mosto, casi incoloro, con las pieles de la uva durante el tiempo de maceración. De este modo, cuanto más tiempo esté la piel de la uva en contacto con el vino, más oscuro será el color de un vino rosado.

El rosado de lágrima

El rosado de lágrima hace referencia al método de elaboración. Se obtiene por el sistema de sangrado de mostos. Este sistema de elaboración es, sin duda, con el que se obtiene una mayor calidad, hacen falta 2 o 3 kilos de uva para obtener una botella de rosado. De este modo, en el rosado se extrae lo mejor de la uva y su elaboración es más complicada que otro tipo de vinos.

El rosado de Navarra se elabora por el método del "sangrado".
El rosado de Navarra se elabora por el método del “sangrado”.

La DO Navarra es una de las denominaciones clásicas de vino rosado en España. En esta zona, sólo se elaboran vinos rosados que proceden de uvas tintas y con ese único método, el de sangrado. La identidad de los rosados DO Navarra reside en su atractivo color, sus aromas y frescura. Conseguir este gran resultado muchas veces genera “más de un desvelo a los enólogos por su esmerada elaboración”, según confiesa David Palacios, presidente de la Denominación de Origen Navarra.

“El rosado es un tipo de vino que armoniza a la perfección con nuestra tierra, con nuestras verduras y es muy polifacético en la gastronomía”, explica Palacios. Además, “¿quién se puede resistir a su frescura en una terraza de verano, al aire libre o saliendo con amigos?”, se pregunta. Otra de sus grandes cualidades es que “es un gran vino para los paladares más jóvenes”.

¿Clarete o rosado?

A la hora de referirnos al vino rosado hay diversas aproximaciones. Se le puede llamar rosado o clarete. Pero en España, el vino clarete era el producido de la mezcla de mostos de uva tinta y uva blanca. Por ejemplo en la DO Cigales (Valladolid) ahora hablan de rosado porque el clarete tiene una forma de vinificación que no está permitida en la DO.

Pero sin embargo en esa zona de España zona nadie pide un rosado. Piden clarete, aunque normalmente son rosados por la forma de vinificación.

Hubo unos años que se hablaba de claretes y la Unión Europea prohibió el uso de esta palabra. Entendía que clarete era una mezcla de vino tinto y vino blanco, cosa que está prohibida.

Vino de Cigales

Vino de rosado de Cigales, conocido popularmente como “clarete”. Fuente: DO Cigales.

La inmensa mayoría que prueba un rosado de Cigales lo ve como un clarete”, explica el presidente de la DO Cigales, Julio Vallés. Y está “volviendo a estar de moda”.

El clarete o rosado representa el 50% de la producción de Cigales, mientras que un 46% es tinto y un 4% blanco. A esto hay que añadir algún vino dulce y alguno espumoso que está en fase de iniciar la comercialización.

Lo cierto es que el vino rosado está en alza. Hasta hace poco el rosado se consideraba un vino de chateo más que un vino para comer, pero poco a poco se van introduciendo en las comidas los rosados.

El color del rosado

Ahora la mayor polémica que existe con los rosados es por su color. El color de los rosados franceses es muy tenue, muy clarito. En algunos sitios de España se está intentando imitar eso pero con mal resultado porque para que un rosado hecho con tempranillo o garnacha, como se hacen por aquí tenga ese color tan claro hay que quitarle mucha potencia al vino para conseguir ese color, con lo cual al final es peor.

Los franceses lo hacen mucho con pinot noir que es una uva mucho más cara y le da ese color de por sí y hacen un vino de calidad. En Navarra y en Cigales se están haciendo unos rosados muy interesantes, en su mayor parte realizados con las variedades tempranillo y garnacha.

Variedades de uva para vino rosado

En España, las variedades principales para la elaboración del vino rosado son la garnacha y la tempranillo. No obstante, se pueden elaborar rosados con casi cualquier variedad de uva. Así, las variedades más comunes para elaborar vino rosado son la Syrah, Cariñena, Tempranillo, Pinot Noir, Cabernet Sauvignon, Merlot o Cinsault.

No obstante, casi todas las variedades de uva han sido utilizadas para hacer vino rosado. Dado que esta categoría de vino ha crecido en popularidad, hoy en día hay más opciones que nunca para elegir.

Tipos de vinos rosados

En cuanto a los tipos de vino rosado, podemos establecer dos grandes grupos:

Vino rosado de corte seco

Es el estilo más común producido en todo el mundo. Francia y España lideran en la producción de este vino rosado. Es típico ver un coupage o mezcla de 2 a 3 variedades de uva diferentes para su elaboración.

Vino rosado de corte dulce

Cualquier vino rosado puede ser producido con un estilo más dulce. Para ello hay que evitar que  fermente todo el azúcar en alcohol. Sin embargo, no es una elaboración tan común. Los vinos elaborados a partir de Garnacha o Merlot son los que mejor se ajustan a este tipo de elaboración.