Viña Magna Crianza 2014: tradición renovada

Trabajar con sencillez y solo dando lo mejor. Es la filosofía de trabajo de Dominio Basconcillos. Tan solo hay que descorchar uno de sus vinos para entenderlo.

Viña Magna, de Dominio de Basconcillos

Una aventura que comienza en 2000 y que José María Basconcillos ha compartido con sus hijas Carmen y María José a las que ha sabido transmitir los valores de una tradicional vitivinicultura basada en el respeto por la tierra. Para lograrlo, no utilizan productos de síntesis, solo levaduras autóctonas y una cuidada agricultura ecológica y biodinámica.

La bodega se encuentra en el condado de Treviño, Burgos, en lo más alto de la Ribera del Duero ya que sus viñas se están a 1000 metros de altitud. Los rendimientos de estas viñas no son altos, lo que confieren en sus frutos una alta concentración que, unida a la climatología y al tremendo respeto de su equipo por la tierra, garantizan la máxima calidad de su producto.

Vendimia en Dominio de Basconcillos.

Vendimia en Dominio de Basconcillos. Foto: Dominio de Basconcillos.

Viña Magna Crianza se elabora con tempranillo 100% y su despalillado se realiza directamente encima de cada depósito para garantizar que la baya llegue intacta.

La crianza se lleva a término en barricas nuevas de roble francés y americano durante un periodo mínimo de 12 meses a lo que se añade más tiempo en botella de guarda en la bodega antes de salir al mercado.

La materia prima de los vinos de Dominio de Basconcillos es la Tempranillo o Tinta del País

Viña Magna se selecciona grano a grano. Foto: Dominio de Basconcillos.

Tiene un delicioso color rojo picota con ribete violáceo, limpio y brillante. En nariz, nos inunda con aromas a frutos rojos que sobresalen descaradamente por encima de los sutiles tostados y especiados. Madera muy bien integrada que no disfraza para nada el vino en sí mismo.

José María Basconcillos, alma de la bodega

José María Basconcillos, alma de la bodega. Foto: Dominio de Basconcillos.

Muy dinámico aromáticamente hablando, pues al giro, surgen toques avainillados y lácticos de mantequilla sobre pan recién tostado. No aparecen notas reducidas pero si es recomendable darle “copa” para que exprese toda su intensidad aromática. En boca es redondo y sin aristas, con un agradable paso y un tanino amable. La potencia de las frutas rojas se regodea en la boca dándole carnosidad y provocando un largo recuerdo.

Head Sommelier de Villa Retiro Grup (2 Estrellas Michelin). Profesor de Sumillería en el Curso Profesional de Sumiller de la Facultad de Enología de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona. Profesor de Sumillería en la Wine Bussines School de Vilafranca de Penedés. Vicepresidente de la Associació Catalana de Sommeliers por Tarragona. Miembro de la Unión Española de Catadores. Miembro de la Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino. Jurado en varios concursos. Finalista Nariz de Oro 2011. Finalista Mejor Blog de Vinos Catalunya 2016. Asesor de Bodega en Terra Alta. Formador Homologado en vinos de Jerez. Formador Homologado en Cava. Escritor de vinos en varios medios especializados. Consultor y asesor de vinos.

Deja una respuesta

Tu e-mail no será publicado. Los campos requeridos estan marcados con *