Saltar al contenido
Un buen vino

Cirsus Vidure: la “viña dura” es la cabernet sauvignon

Finca Bolandín

Situado en el sur de Navarra, el Pago de Cirsus cuenta con un viñedo de 130 hectáreas en la conocida como Finca Bolandín. En 2014 obtuvo la calificación de Denominación de Origen Vino de Pago y la bodega pertenece a la familia Gomez Mangione. Tienen una clara visión: elaborar vino elaborar únicamente vinos de calidad de sus propios viñedos.

Allí se cultivan hasta siete variedades de uvas. En las blancas, la chardonnay y la moscatel grano menudo. En las tintas, la cabernet sauvignon, merlot, syrah, tempranillo y garnacha. Con ellas elaboran vinos blancos, rosados y tintos.

La última de sus creaciones es Vidure, el primer vino mono varietal de uvas tintas que elaboran. Bajo la batuta de Jean Marc Sauboua, enólogo jefe, y la responsable del equipo técnico, Gurutze Gaztelumendi, este vino se compone exclusivamente de la variedad de uva cabernet sauvignon, en este caso, de la añada 2018. Vidure es parte de la DO Protegida Pago de Bolandín y cuenta con una producción limitada de 5.177 botellas.

“Viña dura”, sobrenombre de la cabernet sauvignon

El protagonismo de la sauvignon está detrás de la propia denominación del vino. La palabra Vidure es uno de los mas de 60 sinónimos que posee la palabra Cabernet y proviene del termino francés “Vigne dure” Viña dura. “Sin duda es un perfecto sobrenombre para esta variedad. Desde Pago de Cirsus le rendimos nuestro particular homenaje al darle su nombre a nuestro nuevo vino”, explican desde la bodega.

Cirsus Vidure, se enmarca de este modo en los vinos más destacados de La Bodega que representan ediciones limitadas. Son vinos que se producen únicamente en añadas excepcionales de uvas seleccionas y que aportan una complejidad de sabores.

Concretamente, este vino “es la consecuencia de un año de características climatológicas excepcionales, que permitieron una maduración lenta, completa, pudiéndose alargar su recolección”, tal y como destacan.

La totalidad de las uvas que dan pie a este vino excepcional provienen de la parcela #4 de la Finca Bolandín, una ladera cuya exposición en sur oeste, de textura arcillosa y cuya producción está limitada por debajo de los 4.000 kilos/hectárea. Los viñedos están situados a una altura de 395 metros sobre el nivel del mar. 

Un vino con fruta, armónico y profundo

El resultado, un vino con fruta, armónico y profundo. Nos encontramos con un vino que presenta unos tonos rubí que dejan entrever toda la fuerza de la cabernet sauvignon. En conjunto, Vidure se presenta muy estructurada, redondo y el resultado es sedoso.

Frente a frente nos encontramos ante un vino varietal que permite saborear toda la potencia de la cabernet sauvignon. Un vino con recuerdos a frutas del bosque y especias y un final tánico que nos lleva directos hasta esas cepas

Alejandro Gómez Sigala, propietario de la bodega, lo define como vino repleto de calidez, con carácter y alma de terroir, que personaliza la innovación y la originalidad de una bodega como Pago de Cirsus.