En efecto, encontrar el equilibrio es la clave del maridaje. Un buen jamón ibérico con un crianza a la altura, o la unión de chorizo con un vino joven, es una auténtica delicia
¡Un abrazo!

Responder