Saltar al contenido
Un buen vino

¿Por qué existen los vinos veganos?

Vino vegano

Ser vegano está de moda. Hay quien decide dejar de consumir productos de origen animal por una autentica concienciación de los derechos de todos los seres vivos. Algunos lo hacen por cuestiones de salud. Otros simplemente por sentirse parte de una comunidad. Sean cuales sean los motivos, todos ellos deben seguir una dieta muy estricta, y saber qué pueden comer y qué no siempre es pan comido.

Resulta fácil no comprar prendas de vestir hechas de cuero o piel y quitar de las comidas productos como la carne, la leche y el pescado. Sin embargo, hay otros alimentos que suponen casi un reto saber si son veganos y no y requiere que, por parte del practicante, se lleve a cabo una exhausta investigación. Es el caso, por ejemplo, del arroz o el vino.

Vino vegano
Vino vegano. 

Acompañar un atardecer con una copa de vino es un lujo que muchos se toman de vez en cuando. Ahora bien, si se es vegano, es necesario comprobar la etiqueta de la botella primero para saber si, en efecto, se trata de un alimento completamente libre de productos animales. Aunque su producción no está demasiado extendida, ya hay vinos catalogados como veganos.

Para que una bebida sea certificada como tal, su proceso de purificación no debe realizarse con huevo, caseína, gelatina o ictiocola de pescado, como se hace normalmente, sino con clarificantes alternativos de origen vegetal como la patata, el trigo o los guisantes, o de origen mineral como la bentonita. Hay algunos productores de vinos veganos que directamente omiten este paso.

La lasaña vegana puede maridarse con vino también vegano.
La lasaña vegana puede maridarse con vino también vegano.

Por otro lado, una persona vegana no tiene que fijarse solo en las posibles trazas residuales de alimentos no aptos para ellos que el vino pueda tener, sino evidentemente también en todo el proceso productivo que empieza con el labrado de los viñedos. Serán auténticos vinos veganos aquellos en los que, para el cultivo de la uva, no se hayan empleado ni animales ni tractores que contaminen.

Por ahora, no existe ninguna legislación que regule lo que debe considerarse un vino vegano y lo que no, pero sí que empieza a ser cada vez más habitual ver que en las botellas se incluye un sello identificativo para certificar que en el proceso enológico no se ha utilizado ningún producto animal o derivado. Aunque pueda sonar extraño, esta bebida es una buena manera de dar a conocer el veganismo.

Un Buen Vino es la web para aprender de vino