Saltar al contenido
Un buen vino

Bodega López de Haro: desde el corazón de Rioja

Viñedo de la Bodega López de Haro

San Vicente de la Sonsierra, La Rioja.

Esta pequeña localidad es sin duda conocida por sus tradiciones. Quizá una de las más célebres es la de “los picaos”, que tiene lugar en Semana Santa, cuando un grupo de penitentes, denominados disciplinantes, se autoflagela mediante el golpeo continuado con una madeja.

Pero en San Vicente también hay espacio para tradiciones más placenteras. No en vano, San Vicente de la Sonsierra, situada en la Rioja Alta, es también tierra de vino. Aquí la uva se cultiva desde tiempos inmemoriales. Y tiene motivos para hacerlo: sus condiciones geográficas y climáticas son perfectas para el cultivo de la vid.

Al abrigo de la Sierra de Cantabria

La localidad está ubicada al abrigo de la sierra de Cantabria, al pie del monte Toloño, que le resguarda de las lluvias del Cantábrico y a la vez refresca con sus vientos (el Cierzo) todas las tardes del verano. Así, se produce una perfecta ventilación de los racimos, al mismo tiempo que se genera en la uva ese frescor de carácter atlántico.

Además, la orientación Sur de la comarca de la Sonsierra hace que prevalezcan las temperaturas suaves a lo largo de todo el año, con más precipitaciones durante los meses de invierno y con una buena oscilación térmica entre el día y la noche. De este modo se consigue una buena maduración de la uva, año tras año.

Vista de San Vicente de la Sonsierra
Vista de San Vicente de la Sonsierra

La mayoría de los suelos de la localidad son arcillo-calcáreos, aunque también hay zonas más arenosas próximas al Ebro y terrazas con canto rodado en los meandros que forma el río.

En general son suelos muy bien drenados, dada la sinuosa orografía de la comarca, y con un contenido muy bajo en materia orgánica, lo que les convierte en suelos pobres que inducen rendimientos bajos en los viñedos y aumentan así la calidad de cada racimo.

Bodega López de Haro

En San Vicente de la Sonsierra tiene su casa la bodega López de Haro, que forma parte de la Compañía de Vinos Vintae, un grupo nacido en 1999 de la mano de José Miguel Arambarri, empresario riojano y enamorado del mundo del vino. Enseguida se unieron sus hijos, Ricardo y José Miguel. A día de hoy elaboran vinos en 15 denominaciones de España.

Bodega López de Haro, situada en San Vicente de la Sonsierra, Rioja.
Bodega López de Haro, situada en San Vicente de la Sonsierra, Rioja.

Arambarri comenzó su aventura vitivinícola plantando moscatel de grado menudo y fundando la bodega Castillo de Maetierra, perteneciente a la Indicación Geográfica Protegida Valles de Sadacia, situada en el sudeste de La Rioja. En 2002, compró Hacienda López de Haro, una bodega tradicional riojana dedicada a la elaboración de tintos.

Aunque ya habían hecho algunas vendimias y elaboraciones en espacios alquilados, la primera vendimia en la bodega Hacienda López de Haro la hicieron en 2006.

A día de hoy, exportan un 40% del total, a más de 50 países y tienen presencia en los cinco continentes. Destacan principalmente los mercados de Suiza, Alemania, UK, México, Canadá, China y Japón, además de Estados Unidos.

Vendimia en la Bodega López de Haro
Vendimia en la Bodega López de Haro

“En la bodega nos gustaría seguir consolidando la marca Hacienda López de Haro y tenemos previsto el lanzamiento de una nueva colección de vinos tanto blancos como tintos con largas crianzas y elaborados solo en añadas extraordinarias”, señalan.

Por otra parte, desde 2015 están llevando a cabo un proyecto experimental de vinos espumosos con método tradicional. Por el momento se han elaborado tres añadas de diez varietales diferentes únicamente provenientes de viñedos de altura. Para este proyecto de investigación cuentan con la Universidad de La Rioja y el doctor en viticultura Pedro Balda.

Hacienda López de Haro Edición Limitada 2016

Su último lanzamiento fue la colección de vinos chilenos. Por ello, ahora, han decidido reivindicar Rioja porque “aunque nos encantan esas aventuras, creemos que también es importante no perder las raíces, el lugar donde hemos nacido y donde hemos aprendido cómo hacer vino, y que el viñedo es el mejor enólogo que existe”, explican desde la bodega.

Así, su última creación es Hacienda López de Haro Edición Limitada 2016, que es la primera edición limitada que sacan al mercado. Es un vino que procede de 39 parcelas seleccionadas, ubicadas dentro del término municipal de San Vicente de la Sonsierra. Con la uva de esas 18 hectáreas de viñedo se llenan tan solo 312 barricas.

La elección de las barricas que albergaron ese vino es fundamental para su personalidad. El director técnico de la bodega, Raúl Acha, y su equipo eligieron roble francés (40%) y húngaro (60%), y entre ellas hay barricas nuevas y de segundo uso.

Bodega López de Haro
Viñedo de la Bodega López de Haro

La madera aporta notas especiadas y ahumadas que se unen a la fruta madura que aporta la tempranillo y un 10% de Mazuelo, que proporciona el frescor suficiente. Nos encontramos así ante un vino agradable, largo, equilibrado y carnoso, en una añada 2016 que desde la bodega riojana se considera “excepcional”.

La edición consta de un total de 89.930 botellas de 75 cl y 1700 mágnum numerados que se podrán degustar en establecimientos hosteleros seleccionados de España y el mundo.

Volver a los orígenes del vino familiar de Rioja

El objetivo de esta nueva referencia de su colección es volver a los orígenes del vino familiar de Rioja. Por ello, evitan los tradicionales coupages entre Rioja Alta y Rioja Baja que, según explican, “pusieron de moda las bodegas más industriales del siglo XX”.

Así, lo que pretende Hacienda López de Haro Edición Limitada es crear un vino tal y como lo hacían las familias de la zona en el siglo XIX y conseguir así trasladar a la botella un paisaje, una historia y un terroir únicos.

Viñedo de la Bodega López de Haro
Viñedo de la Bodega López de Haro

Todos los viñedos son viejos, de más de cinco décadas, en los que la uva estrella es la tempranillo, una variedad nacida para brillar y dar sus mejores resultados en el microclima de San Vicente.

Para conseguir la uva de alta calidad que requiere este vino, los viejos viñedos cultivados en vaso reciben los mejores cuidados, partiendo de una esmerada poda corta tradicional, para favorecer una baja producción natural y finalizando con la selección de los mejores racimos durante la vendimia, siempre manual.

Hacienda López de Haro rinde homenaje a la localidad en la que nació esta bodega, uno de los pueblos de Rioja con más tradición vitivinícola, como atestiguan los restos arqueológicos de lagares rupestres que se encuentran entre sus viñedos.

Un Buen Vino es la web para aprender de vino