Saltar al contenido
Un buen vino

Sierra de Salamanca: la “remota” tierra de la variedad rufete

Viñedos de la bodega Cámbrico

Parte del territorio de la DOP Sierras de Salamanca está compuesto por la Sierra de Francia, uno de los rincones más bellos y recónditos de la geografía española. Su nombre procede de la repoblación en el S. XII con habitantes de la Borgoña, entre otros. Y precisamente es a partir de ese siglo donde empieza a haber referencias escritas de la calidad de los vinos de la Sierra.

Con estos precedentes, la de el conjunto de la Sierra de Salamanca es una zona con una larga historia de vitícola, pero al mismo tiempo una DOP muy joven. Prueba de esa historia son los muchos lagares rupestres que hay diseminados a lo largo del territorio.

Bancales en la DO Sierras de Salamanca
Bancales en la DOP Sierras de Salamanca

“Son excavaciones en rocas de granito, donde nuestros ancestros elaboraban el vino, lagares al aire libre. Algunos autores los sitúan en época pre-romana, otros alrededor del S.XII. Es algo que estamos estudiando, pero en cualquier caso se trata de siglos de elaboración de vino en la Sierra”.

Lo cuenta en declaraciones a Un Buen Vino Miquel Udina, director técnico de esta joven  DOP, que se obtuvo en 2010, gracias a los trabajos de las cinco bodegas pioneras y un grupo de viticultores que desde 2007 trabajaron para conseguirla.

Los vinos de la DOP Sierra de Salamanca están marcados por un territorio único. “Es una zona remota y aislada, con viñedos centenarios en bancales de montaña, una variedad con mucha personalidad como es la Rufete, suelos de pizarra y granito, un clima suave”, detalla Udina.

Mapa de las pendientes de la DOP Sierras de Salamanca
Mapa de las pendientes de la DOP Sierras de Salamanca

Según explica, todo esto se conjuga para dar vinos distintos, frescos y elegantes. “Vinos que son fácilmente identificables, fáciles de beber, muy aromáticos en nariz y ligeros en boca”.

En la DOP Sierra de Salamanca el clima es mediterráneo templado húmedo. Las temperaturas son más suaves que en la meseta, con inviernos no muy fríos y veranos secos y calurosos, pero más moderados que en otras zonas de España.

A esto hay que sumar una característica determinante de esta zona: la alta pluviometría, que de media se sitúa en unos 1000-1200 litros anuales, concentrados en otoño y primavera principalmente, pero fuera de épocas de riesgo de enfermedades fúngicas. Por todo ello, en general, es un clima “muy propicio” para el cultivo de la vid.

Las variedades de uva de la DOP Sierra de Salamanca

En la DOP Sierra de Salamanca cuentan tres variedades tintas: Rufete, Tempranillo y Garnacha. Son las tres variedades más adaptadas al territorio y las únicas que están aprobadas en el Reglamento.

La variedad de uva rufete
La variedad de uva rufete

“Indudablemente nuestra seña de identidad es la Rufete, variedad tinta que da vinos ligeros, finos y frescos”, explica Udina. De producción moderada, racimo pequeño y apiñado, con la piel fina, tiene muy buena acidez y grado alcohólico medio-bajo. Es la principal en superficie y producción en la zona de la DOP Sierra de Salamanca.

Buen momento para las zonas “remotas y pequeñas”

Desde la DOP Sierra de Salamanca afrontan el futuro con optimismo: “Creemos que es un buen momento para zonas pequeñas y remotas como la nuestra, con variedades únicas y vinos singulares”. En este sentido, Udina destaca que “los críticos puntúan muy bien” los vinos de la DOP y “poco a poco” se van dando a conocer. “Tenemos mucho trabajo por delante, tanto de promoción como de investigación, pero es muy bonito y emocionante”, confiesa.

Racimo de la variedad rufete
Racimo de la variedad rufete

Actualmente están exportando un poco menos de la mitad de la producción. Pero los de la Sierra de Salamanca son vinos que “funcionan muy bien en el extranjero, sobre todo en Estados Unidos y el Norte de Europa”.

A la hora de darse a conocer, desde la DOP, están trabajando a nivel local, con cursos de cata y actividades de dinamización. “Pensamos que es clave que los habitantes de nuestros pueblos conozcan y valoren nuestros vinos”, explica Udina. Además, a nivel nacional están participando en ferias y eventos. En este sentido, con la creación de la Ruta del Vino en la zona pretenden unificar el turismo alrededor de la enogastronomía.

La gente pide vinos “distintos”

En cuanto al consumo en España de vino, Udina valora que “es claramente inferior a otros países con niveles productivos similares”. “Creo que en parte ha sido error del sector del vino. No obstante, viene un periodo interesante, en el que la gente pide vinos distintos, quiere probar constantemente zonas y variedades menos conocidas”, señala.

Detalle de la variedad rufete
Detalle de la variedad rufete

En este sentido, las tendencias de elaboración van, a su juicio, hacia “vinos menos concentrados, menos alcohólicos y más fáciles de beber”. Por ello, Udina cree que esto “puede ser bueno para atraer a público más joven y aumentar un consumo responsable”. “Explicar de dónde sale el vino, qué es lo que hace que sea distinto, cual es la historia que hay detrás, sin demasiados tecnicismos, puede ser una forma de conseguirlo”, concluye.