Saltar al contenido
Un buen vino

Dehesa de Luna: la apuesta por el vino ecológico

Finca Dehesa de Luna está ubicada en el Campo de Montiel (La Roda, Albacete) y es un entorno natural de especial interés por la riqueza de su fauna y de su flora. La finca cuenta con 3.000 hectáreas de terreno de las que casi 1.000 se dedican a la agricultura y que son reserva de biodiversidad.

Las 2.000 hectáreas restantes están formadas por masas de monte mediterráneo y parcelas reforestadas con especies autóctonas. El viñedo lo forman 64 hectáreas divididas en 4 parcelas: el Viñazo, la Mata de la Culebra, la Cañada del Navajo y la Noria de Luna.

Dehesa de Luna
La biodiversidad se asoma a cada esquina en esta bodega

Este año Dehesa de Luna ha conseguido que todos los viñedos que forman parte de la bodega obtengan la certificación para la producción de vinos ecológicos. El entorno natural donde se cultivan los viñedos y donde se encuentra la bodega requería este reconocimiento al esfuerzo por practicar una viticultura respetuosa con el medio donde se desarrolla.

Con esta certificación oficial, esta finca que es reserva de biodiversidad, puede ya oficialmente elaborar vinos ecológicos en sus instalaciones a partir de sus propias uvas. El primero ha sido el Dehesa de Luna Rosé que ha visto la luz este año.

Viñedo plantado en espaldera.
Viñedo plantado en espaldera.

La decisión de elaborar vino ecológico está “motivada para dar coherencia a la política de protección ambiental y de sostenibilidad, más que por motivos comerciales”.

De hecho, según explica José Luis Asenjo, director técnico de la bodega, “lamentablemente por el momento la venta de vino ecológico no supone un aumento de la facturación ni de los márgenes comerciales”.

En este sentido, según relata, el segmento de los vinos ecológicos “está teniendo mejor comportamiento fuera de España con mercados que cada vez muestran mayor interés”.

José Luis Asenjo es el director técnico de Bodegas Dehesa de Luna.

Vinos singulares reconocidos por su calidad

Dehesa de Luna nace en 2005 como proyecto bodeguero con las primeras elaboraciones a partir de los viñedos de la finca en ese momento y embotellando un solo vino.  Hasta la construcción de la bodega en el año 2012 elaboraban vino en una bodega alquilada. No sería hasta este año cuando se marcaría un punto de inflexión en la elaboración de sus vinos y en su comercialización.

Exterior de la bodega Dehesa de Luna
Exterior de la bodega Dehesa de Luna

“Durante estos 14 años hemos avanzado como bodega desarrollando vinos singulares reconocidos por su calidad, hemos plantado viñedos únicos respetando nuestro entorno natural y hemos formado un equipo humano extraordinario en todos los niveles de la empresa”, explica Asenjo.

A la hora de elegir dos atributos para sus vinos, Asenjo se queda con “la calidad y singularidad, unido al entorno natural donde se producen”.

Zona de clima cálido y viticultura muy cuidadosa

La bodega se encuentra”en una zona con un clima cálido y con precipitaciones escasas y mal repartidas, que nos obliga a practicar una viticultura muy cuidadosa que nos permita obtener uvas equilibradas de alta calidad, para ello es fundamental el manejo de la vegetación del viñedo y el control de estrés hídrico”.

Viñedo
Viñedo de la Finca Dehesa de Luna.

Esto nos ha llevado además “a diseñar unas viñedos altamente complejos desde un punto de vista técnico, donde combinamos diversos elementos como sistema de conducción, densidad de plantación, patrón y sistema de riego”.

Aumento de las variedades españolas

En cuanto a las variedades, cuentan con plantaciones de tempranillo, graciano, syrah, cabernet sauvignon, garnacha blanca, viura, viognier y chardonnay.

Pero en este momento se encuentran en pleno proceso de reconversión varietal del viñedo hacia variedades españolas aumentando la superficie de graciano y disminuyendo la superficie de syrah y cabernet sauvignon.

Además, están estudiando la posibilidad de introducir garnacha tintorera y para ello han realizado algunas vinificaciones previas con esta variedad.

Viñedo de Dehesa de Luna

En cuanto a las elaboraciones, están “muy meditadas” y diseñadas en función del vino que quieren obtener y las características de la uva que han cultivado para ese vino. “Estamos muy seguros de la calidad de nuestras uvas y por lo tanto las elaboraciones pretenden conservar y transmitir el carácter de nuestros viñedos”, explica Asenjo.

Un ave, un vino

Las marcas que elabora son: Dehesa de Luna Orígenes, Dehesa de Luna Rosé, Dehesa de Luna Garnacha Blanca, Dehesa de Luna Graciano, Dehesa de Luna Tempranillo, Dehesa de Luna Garnacha Tintorera, Purgapecados y Gran Luna.

Vinos de Bodegas Dehesa de Luna.

La finca de Dehesa de Luna, con su espectacular biodiversidad, está habitada también por fauna autóctona como son las águilas imperiales, avutardas y perdices rojas, entre otras especies. Por este motivo, cada etiqueta y cada vino muestra al mundo la fauna que convive con el viñedo.

El vino Gran Luna está representado por el águila imperial, la obra de arte de la bodega. En Dehesa de Luna Graciano, el milano real es el protagonista de los días de invierno. Y el blanco Garnacha Blanca va unido al halcón peregrino, el ave rapaz que destaca por su extrema rapidez.

Estancia interior de la bodega Dehesa de Luna

Dehesa de Luna Rosé, la última incorporación

El último vino en añadirse a la colección es Dehesa de Luna Rosé “por la oportunidad de mercado que se abría y como un complemento necesario de la gama”. Es un vino que venden “fundamentalmente fuera de España, aunque poco a poco está subiendo su consumo interno, que es muy estacional y centrado en algunas zonas”.

Con este rosado comienza una nueva etapa en la bodega. A partir de esta añada y de este vino, todos sus vinos  tendrán la garantía de estar elaborado con viñas ecológicas.